Skip to main content

Con frecuencia, en nuestras clínicas, recibimos consultas acerca de la gestación. Los propietarios se plantean muchas dudas. Debo hacer criar a mi perrita, cúal es la edad más adecuada para ello, en qué momento debo juntarla con el macho, en casa de él, o de ella, qué pruebas debo hacerle durante la gestación, cuánto dura, cómo sé que ha llegado el momento de parir, qué preparaciones precisa el parto, debo cambiar la dieta, y en qué momento, hay que medicarlas.

Obviamente, este es un enfoque no profesional, de particulares, con menos riesgo de determinadas patologías asociadas a ambientes más saturados. Es un planteamiento más familiar, sin pretensiones económicas en la mayoría de los casos, con cachorros que quedarán en la misma casa, o en casas de amigos y familiares cercanos. Es la ilusión de tener descendencia de  esa mascota que tanto se estiman. 

En este artículo intentaremos aclarar algunos de estos conceptos, y si es posible que sirva de guía para afrontar la preñez de nuestra perrita con más tranquilidad.

Planteamientos preliminares

En primer lugar, tener claro, que no “debe” hacerla criar. No hay ningún motivo médico por el cual deban criar. Ni prevendrán nada ( pseudogestaciones, tumores mamarios, infecciones uterinas), ni solucionarán nada ( problemas de comportamiento, embarazos psicológicos,…), por criar una vez, o dos en la vida. El planteamiento debe ser más bucólico, por decirlo de algún modo. Quiero que crie, por que me hace ilusión tener descendencia de mi mascota, por que creo que es una experiencia gratificante para todos, y además, tengo bastantes familiares y amigos interesados en adoptar hijos de mi perrita.

 Pretender hacer negocio de la cría de mi mascota, a mi juicio, es un error. Intentar amortizar así el precio de compra, o los gastos veterinarios que hayan tenido, supone intentar venderlos en un mercado negro ( no son criadores, no pagan impuestos por esas ventas), lo cual conlleva una alta probabilidad de malvenderlos. Este tipo de venta es sin garantías sanitarias, lo cual supone en muchas ocasiones, rebajas en su precio o incluso ( a medida que se van haciendo grandes), tener que regalarlos, y en ese tipo de transacción es donde hay más riesgo de que acabe en familias por una decisión impulsiva, y ésta es la situación ideal para que esos animales puedan acabar abandonados.

La monta

Dicho esto, vamos a buscar un macho adecuado. Consejos en este sentido: misma raza a poder ser, complexión física similar, evitar sementales de criadores ( para evitar tener que prevenir enfermedades de transmisión sexual como herpesvirus, brucellosis), animales sanos.

La siguiente duda es cuándo debo hacer montar a mi perrita. En cuanto a la edad, se aconseja a partir del 2º celo, y en cuanto a edad máxima, no pasar de los 8 años de la perrita.

 Y en cuanto al momento apropiado dentro del celo, dos posibilidades: sin intervención por parte del veterinario, lo cual supone no tener pretensiones excesivas en cuanto al éxito, el 80% de las perras son receptivas al macho los días 11 y 13 del inicio ( primer día de sangrado vulvar). Obviamente la segunda posibilidad es que los días de monta sean fijados por el veterinario, que lo hará en base a los resultados que pueda obtener de las citologías vaginales, y de los valores de la hormona progesterona en sangre. En esta segunda opción, la tasa de éxito es superior.

Una vez hemos decidido los días adecuados para la monta, lo ideal es desplazar a la hembra al “ terreno del macho”. Y siempre que sea posible intentar la monta natural, que tiene un porcentaje de éxito y con una prolificidad mayor. La opción de la inseminación artificial la reservaría para casos más específicos que no vienen al caso.

Algún apunte sobre la cubrición. Hay que dar tiempo a los preámbulos, debe haber penetración, y lo normal es que queden enganchados una media de 20 minutos, pero si no es así, eso no significa que no pueda preñarse. El hecho de recomendar dos montas, separadas por dos días, tiene varios motivos. Fundamentalmente, permitir la recuperación del macho, y procurar hacer coincidir mejor el momento de la inseminación con el de la ovulación, y así tener más éxito y más cachorros.

Gestacion

Mi perrita ha sido montada. ¿Qué debo hacer ahora? Lo primero es tener presente las desparasitaciones realizadas, y la dieta que toma el animal. Es aconsejable desparasitar antes de la monta, y antes del parto.  En cuanto a la dieta, lo recomendable es que tome un pienso de mantenimiento de gama alta ( que en muchos casos ya lo estaban haciendo). Es a partir de las 5 semanas que recomendamos variar la dieta, y pasar a un alta energía, normalmente una dieta de crecimiento. La ganancia de peso está cifrada entre el 20 y el 50 % de su peso. El nivel de grasa en costillas, columna, o alas del isquion es la referencia para controlar el exceso de peso. 

El siguiente paso es diagnosticar la gestación. Lo más normal (aunque existen otras opciones) es programar una ecografía para el día 25 posterior a la monta.

Esta ecografía nos confirma la gestación, y puede dar una aproximación del número de fetos. Sería aconsejable repetir la ecografía antes del parto, hacia los 50 días, como control.

En el tema del diagnóstico creo importante aclarar algunos puntos. No hay ningún test ( tipo predictor), ni ninguna prueba que nos permita detectar la gestación antes de las 3 semanas. La típica consulta, “ hace tres días me montaron la perrita, o “se me escapó en celo” y “no sé si puede estar embarazada”, no tiene una respuesta inmediata. Mejor dicho, sí la tiene, “ venga usted dentro de tres semanas”. El único test comercializado con esa finalidad ( el de relaxina), no puede ser utilizado hasta los 21 días post-monta, e igualmente, hay que repetirlo a la semana. Y a esas alturas preferimos la ecografía. Respecto a la palpación como método de diagnóstico, pues ya se sabe, dependerá de la pericia del veterinario, del número de fetos, del tamaño de la perra, de la sensibilidad de ésta a que le palpen el abdomen. Demasiadas variables para considerarla fiable.

Respecto a la radiología, sólo es aplicable cuando se inicia la osificación fetal, es decir, hacia los 45 días. No se la considera contraindicada, aunque sí es cierto, que ante la duda, la ecografía se ha implantado por entero. 

¿Y analíticas? Así como en humana son frecuentes, en veterinaria la verdad es que brillan por su ausencia. Pero la recomendación sería hacer un panel general ( hemograma, proteinograma y las bioquímicas más habituales) antes de la gestación, y repetir la analítica a los 30 días de gestación, incluyendo en este caso niveles de progesterona. Con los análisis previos se intenta detectar la posibilidad de alguna enfermedad infecciosa como Leishmaniasis, erlchiosis, problemas metabólicos ( renales, hepáticos, pancreáticos,…), anemias,….

Y durante la gestación, descartar las diabetes gestacionales, las bajadas de proteínas, las bajadas de progesterona que harían inviable la gestación, fallos renales, etc.

Duracion

La gestación dura, por término medio 62-63 días. Como en la mayoría de las ocasiones la referencia es la monta/s, el intervalo varía, pues hay que tener presente que el óvulo tiene unos días de supervivencia ( unos 5 días) y eso nos podría dejar una gestación de 58 días, y viceversa, que los espermatozoides esperen al óvulo unos días ( hasta 7), y así llegar a gestaciones de hasta 70 días, post-monta.

En cualquier caso, como norma general, se debe controlar la temperatura rectal a partir de los 57 días post-monta ( ideal dos veces al día), con el fin de detectar la caída de un grado aproximadamente que se produce unas 24 horas previas al parto. Si pasan más de 65 días desde la monta se aconseja medir la progesterona. Temperatura y progesterona bajas,  y no inicio del parto, es indicativo de problemas ( inercia uterina).

Terminacion

Uno de los grandes temores de los propietarios es si sabrán darse cuenta de que la gestación ha terminado, y sobre todo, si serán capaces de detectar si la cosa no va bien. Cuando la gestación llega a su fin, hay una serie de señales: inquietud, construcción de nido, búsqueda de sitios oscuros y solitarios, vulva edematosa, pérdidas vaginales, disminución de apetito, etc. que indican que el parto está cerca. El control de la temperatura, y de los días de gestación nos ayudará a precisar.

Medicaciones

La máxima durante la gestación es no medicar. Si fuera preciso hacerlo, debe ser bajo supervisión veterinaria. Las únicas drogas que se aconseja  administrar durante el embarazo son los antiparasitarios internos, con objeto de evitar la transmisión placentaria de los mismos. 

Espero que estas modestas pautas os puedan servir para afrontar una posible gestación de vuestra perrita con más seguridad y tranquilidad.

Consells

El parto de nuestra perrita

Carlos Rodríguez PinyeiroCarlos Rodríguez Pinyeiro10/03/2024
Consells

Por als petards? Com ho gestionem?

Carlos Rodríguez PinyeiroCarlos Rodríguez Pinyeiro12/06/2024

Carrer del Vallespir 77, Barcelona
Telèfon: 934 91 23 67
Email: salus@salusveterinaria.com